jueves, 20 de agosto de 2015

Luz, silencio.


Pretendo que verte feliz sea mi único propósito,
que la única meta del día sea tu sonrisa.
Que ver caer el sol cada tarde intuya tu silueta frente el mar,
e ilumine tus ojos.

Me gusta el olor del periódico cuando lo lees en fin de semana,
que te guste cocinar para mí,
que sonrías cuando te despierto al despertarme.

Pretendo que la unión de los lunares de tu espalda formen la constelación más buscada,
que los mosquitos no saboreen todo tu dulzor,
que las olas del mar te quieran abrazar para soltarte con cariño.
Me gusta que su sal se quede en tu barba después de luchar contra ellas,
que tomes dos cafés en el desayuno,
que la cerveza fría sea para compartirla siempre conmigo.

Pretendo que alcances tus sueños,
que lo más lejos que me dejes estar aún sea cerca,
que el sofá nos espere a los dos.

Me gusta que me hables de la luz de todos los rincones que visitamos, 
que te rías con mis muecas, 
que pueda verte todos los sentimientos; que sepas vérmelos a mí.

Pretendo que el silencio sea nuestro,que lo uses a tu antojo;
que me mires mientras duermo y me retires el pelo de la cara para aguantarme la mirada cuando abro los ojos.
Que tu única meta del día sea mi sonrisa, 
que tu único propósito sea verme feliz.




Nos bañamos en el mar, en una cala escondida
me tumbé en la arena
fina,
abriste una cerveza
fría,
y besaste mis gotas de sal.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recibe las entradas en tu email